“Las empresas cooperativas : son más fuertes frente a la crisis”

Imagen de elmundo.es

Las cooperativas tienen una mayor resiliencia afrontando retos porque prestan más atención a las personas y tienen un mayor compromiso y arraigo en su territorio

Juan Francisco Juliá, economista agrario.

“La economía social es la economía con rostro humano”. Así es como la define Juan Francisco Juliá, doctor Ingeniero Agrónomo y catedrático de Economía Agraria de la Universidad Politécnica de Valencia, considerado uno de los referentes de la universidad española en cuestiones de cooperativismo y asociacionismo agroalimentario. Esto es así, explica, porque “pone en el centro a las personas”. Es decir, el interés principal de las cooperativas es el atender y dar respuesta a los miembros que la conforman en su propio entorno, en su territorio de actuación. Por eso, la Comisión Europea ha encargado un plan de acción para impulsar su futuro. No solo por su arraigada actividad, sino porque también aportan un gran desarrollo a escala local, tienen una marcada responsabilidad con el medioambiente y porque persiguen la equidad y la solidaridad mutua. Valores que no solo hacen a estas empresas más humanas, sino que además las hacen más fuertes y, por tanto, resilientes ante las posibles crisis económicas y sociales que puedan presentarse en el futuro.

Las empresas cooperativas, recuerda Juliá, son “empresas con causa”, y como tales tienen que competir con las demás en el mercado, pero sin renunciar a los valores y principios que le proporcionan su identidad. Así es como se hacen fuertes y se diferencian. Un claro ejemplo de que esto es así lo refleja un reciente informe encargado por la Secretaría de Naciones Unidas, que pone en relación el progreso social en los países del mundo más avanzados con el grado de desarrollo cooperativo de esos países. Es el caso, por ejemplo, de Nueva Zelanda: el país en el que mayor peso tienen las cooperativas, y donde hay una gran participación económica y un bajo índice de paro como consecuencia de ello.

LAS COOPERATIVAS EN ESPAÑA

La economía social es la economía con rostro humano porque está al servicio de las personas y del interés general de la comunidad” Juan Francisco Juliá, economista agrario.

En España 6 de cada 100 empresas del sector privado pertenecen a la economía social. Sin embargo, no están distribuidas de una forma proporcional en todo el país; al contrario, es bastante irregular. Hay provincias o sectores en las que el peso de las cooperativas es mayor. Por ejemplo, el Grupo Mondragón es el primer grupo empresarial del País Vasco y el décimo de España. Precisamente “el País Vasco ha sido una de las comunidades donde menos se ha sentido esta última crisis”, señala Juliá, “y todo gracias a su cooperativismo industrial y su resiliencia”. Una fortaleza que, según subraya Juliá, también se pone de relieve en el hecho de que el sector financiero Cajamar sea una de las entidades significativas del país, que una cooperativa sea nuestra primera exportadora hortofrutícola, o que los primeros exportadores de aceite de oliva también pertenecen a una cooperativa.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que este modelo de empresa no es en absoluto infalible. Juliá destaca la necesidad de revisar algunos de sus modelos de gestión: por ejemplo, ampliar su dimensión, mejorar su gobernanza y promover su modernización.

¿ESTAMOS EN EL UMBRAL DE UNA NUEVA CRISIS?

“El perfeccionamiento y futuro de las cooperativas pasa por la modernización de sus modelos de organización y de gobierno”. Juan Francisco Juliá, economista agrario.

Las cooperativas se enfrentaron con solidez a la crisis de 2008. Ahora, como en todos los ámbitos, hay señales de alarma. Es cierto, apunta Juliá, que debemos estar preocupados con las previsiones futuras de nuestra economía, pero también lo es, añade, que “en estos últimos años ha habido un crecimiento de nuestra actividad exportadora y hemos internacionalizado esa actividad cada vez más”. En opinión de Juliá, “el buen hacer de nuestro potente sector agroalimentario y de las cooperativas agroalimentarias, que se han volcado en la exportación, hará que se superen esas dificultades.

España está entre los mayores sectores agroalimentarios del mundo, entre las ocho mayores economías exportadoras del mundo y la cuarta europea. Ante esta nueva realidad, las empresas cooperativas deben seguir apoyándose en sus fortalezas que, hasta día de hoy las han mantenido resilientes y fuertes frente a los retos que han ido surgiendo. No hay que olvidar que, hoy día, las cooperativas han crecido, se han diversificado y se han convertido en empresas líderes de los sectores en los que actúan (hortofrutícola, lácteo, aceite) compitiendo en un mercado global y abierto sin perder su identidad y arraigo territorial.

‘Actitud y Compromiso’ es una publicación que engloba una serie de vídeos promovida por Cajamar, que tiene como objetivo exponer y dar respuesta a cuestiones relacionadas con la economía social, el mundo rural, la innovación, el medioambiente, la sostenibilidad y la alimentación y la salud. Con esta iniciativa han colaborado investigadores, expertos, académicos, emprendedores y otras personas referentes en el conocimiento y la divulgación de nuevos modelos empresariales para el desarrollo rural.

Fuente de la entrevista completa en https://www.elmundo.es/promociones/native/2020/07/04ca/


Registrarse a nuestro boletín